ALERTA por playas contaminadas en Sayulita, tras obras de OROMAPAS

A tan sólo unos días de Navidad y Año Nuevo, la Comisión Federal para Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), realizó una alerta en Sayulita por la alta contaminación de sus playas, con materia fecal y desechos biológicos microscópicos.

Esto es tener en las muestras de agua de mar un nivel de esterococos (bacterias por desecho biológico como heces) mayor a 200 partículas por cada 100 mililitros.

De acuerdo al muestreo de la COFEPRIS, tomado entre el 21 de noviembre y el 6 de diciembre, el grado de esterococos en Sayulita supera los 500, un nivel muy alto, y por lo tanto, la dependencia federal ha catalogado la playa como “no apta” para nadar.

Es importante mencionar que esta contaminación excesiva de las playas en Sayulita ocurre justo días después de que el gobierno municipal a través de OROMAPAS realizara obras en el llamado “tubo emisor submarino”, un caño que despide 40 litros por segundo de aguas negras tratadas al mar desde la planta que este poblado posee.

Las obras consistieron en hundir el tubo, que estaba flotando, y anclarlo al lecho marino. El proyecto fue comenzado en el 2018 para devolver aguas negras tratadas al mar, aunque encontró oposición de parte de varios ambientalistas.

Ahora, en el pico de la temporada alta de invierno por las fiestas decembrinas, las playas en este pueblo turístico de fama internacional están contaminadas. Hasta el cierre de esta nota el gobierno municipal no había emitido comunicado alguno al respecto pese a la alerta de COFEPRIS.