Puente Federación requiere solo un quinto del gasto personal del Ejecutivo estatal

El Puente Federación es una obra extremadamente necesaria para Bahía de Banderas, ya que la urgencia de una vía de conectividad alterna con el vecino municipio de Puerto Vallarta es todos los días notable.

Sin embargo, a más de un lustro y medio de que se planteara y proyectara esta obra, no hay ni un solo peso asignado para su inicio, pese a las reiteradas ocasiones que autoridades estatales y federales han prometido gestionar el proyecto, que parece tampoco estar entre más prioridades del actual gobierno estatal.

De acuerdo a las informaciones reiteradamente dadas a conocer por el Gobierno de Nayarit, el puente requiere de entre 600 y 800 millones de pesos para ejecutarse como obra. Una cantidad, si bien grande para considerarlo un proyecto estratégico de alta magnitud, no imposible de obtener en un solo ejercicio fiscal.

Para darse una idea, el Gobierno de Nayarit destinó durante el 2022, más de 3 mil 465 millones de pesos en partidas de “gastos personales”, de los cuales 3 mil 448 fueron ejercidos por el Poder Ejecutivo, más de 25 millones desde la Secretaría de Infraestructura.

De todo ese monto total, el Ejecutivo únicamente destinó 90 millones de pesos a la inversión pública, todo de acuerdo a la cuenta pública del mismo año, cifra irrisoria puesta en perspectiva.

Solo una quinta parte del monto total bastaría para ajustar un presupuesto que logre la obra del Puente Federación, y una décima fracción para iniciarla.
Dicha partida de gastos personales podría representar una oportunidad de recorte y ajuste que permita destinar recursos, si el Ejecutivo se lo propusiera a esta importante obra.

Desafortunadamente, es muy abarcante el aparato burocrático del gobierno estatal, y en el mismo 2022, más del 86% de su Presupuesto de Egresos está destinado al gasto corriente, que no contempla obras públicas como la referida.

Otra opción para financiar este tipo de proyectos, sería predilectamente la recaudación del Impuesto Sobre Hospedaje, alguna fracción de este podría irse destinado a la gran obra que beneficie al destino turístico de Bahía de Banderas.

No obstante, una buena parte de este impuesto ahora está destinado al pago de la deuda bancarizada del estado, y el resto se dispersa en microgastos a través del Fideicomiso turístico.
Sin duda alguna, existirían opciones para financiar el Puente Federación, incluso planteando la creación de algún esquema recaudatorio temporal en la franja turística, pero todo ello requiere de voluntad política del ejecutivo estatal y del Congreso, que hasta el momento no se han mostrado presentes para este tema.